“Acciones en adelante”

Cómo la tecnología y la conectividad pueden ayudar a enfrentar la ...

Nos enfrentamos a la mayor crisis de salud pública que ha conocido la actual población occidental. La pandemia COVID-19 no solo va a tener efectos directos sobre la salud y la vida de miles de personas. Los tendrá también de otra naturaleza, culturales y sociales.

Es difícil evaluar las consecuencias que tendrá un trauma sociosanitario como el que se producirá en sociedades habituadas a la tranquilidad que proporciona el contar con un buen sistema de salud, pero sus efectos no serán inocuos en términos sociopolíticos. Los países que no acierten a la hora de contener la extensión rápida del virus y mitigar los efectos sobre la salud pública experimentarán, seguramente, inestabilidad política.

El coronavirus es el mayor reto para el mundo desde la Segunda Guerra Mundial, según las Naciones Unidas. Y las medidas para combatirlo traerán la peor recesión económica desde la Gran Depresión, anticipó el Fondo Monetario Internacional.

El recientemente normalizado trabajo a distancia hará que las empresas se replanteen la oficina como espacio productivo para pasar a un modelo de oficina concebida como un lugar para construir una cultura de equipo y desarrollar una profunda y práctica colaboración. 

El cierre de las universidades y los colegios ha hecho que millones de estudiantes universitarios hayan tenido que pasar a una formación online y ha obligado a que muchos padres se conviertan en profesores. Esta situación hará que el aprendizaje online se normalice totalmente y dé lugar a una mayor flexibilidad sobre cómo y cuándo las personas aprenden.

La forma de viajar también puede verse modificada. De esta manera, a medida que las personas empiecen a priorizar la limpieza y el saneamiento, la industria hotelera reafirmará su fuerza frente a otras alternativas como Airbnb. Las vacaciones ahora también empezarán a cambiar su tendencia hacia actividades al aire libre como la acampada o el esquí, que permiten descansar y disfrutar de las vacaciones sin tener demasiado contacto con otros viajeros.

A medida que los consumidores comiencen a priorizar entornos desinfectados, tanto empresas como usuarios pueden enfrentarse a una mayor confusión sobre las opciones relacionadas con los productos desechables, como los plásticos de un solo uso o como las bolsas de plástico. Por ejemplo, empresas como Starbucks retiraron los vasos reutilizables durante la pandemia.

Otro valor importante que será compartido por muchas culturas es reconocer a la familia como eje importante de la sociedad, ya que nos brinda soporte emocional y apoyo en tiempos difíciles. Las políticas de aislamiento social obligan a millones de personas en el mundo a permanecer en casa con sus familias, sus parejas y, en algunos casos, solos, pero manteniendo contacto por redes sociales con sus seres queridos. 

Según los antropólogos, uno de los ritos sociales más importantes en todas las culturas del mundo se relaciona con la forma en que las sociedades manejan el duelo y disponen de sus muertos. Hoy, en varios países, debido a las recomendaciones de las autoridades sanitarias, los cadáveres de las víctimas del coronavirus son incinerados y no les permiten a los familiares darles el último adiós. 

Solo situaciones traumáticas a nivel social pueden generar cambios aceptados por las personas, pese al dolor emocional que acarrean. El día de mañana también podrían producirse algunos cambios sobre la forma de disponer los cuerpos de los muertos y aumentar la demanda y aceptación de la incineración, además de replantearse ritos tradicionales de manejo del duelo al no poder acercarse al cuerpo del familiar. 

Y a la par que afrontamos serias amenazas, también hay datos para el optimismo. El esfuerzo que están haciendo las potencias científicas del mundo para conocer el virus y la forma de combatirlo no tiene parangón. Nunca se había compartido tanta información entre equipos de diferentes países. 

Probablemente no se había hecho antes un esfuerzo colectivo de tal extensión e intensidad a un tiempo. Esta es una buena noticia para la humanidad porque la solución a largo plazo solo puede venir del conocimiento. 

Estamos mejor que hace un siglo porque hoy sabemos más que entonces. Y para resolver el problema, deberemos aprender más aún. En el futuro nos esperan otras pandemias, quizás de nuevos virus o de superbacterias. Y otros desafíos nos aguardan, unos de orden sanitario y otros de diferente índole. No bastará con la ciencia y la tecnología para resolverlos, pero sin ciencia y tecnología no serán resolubles.

Referencias:
https://elpais.com/elpais/2020/03/22/opinion/1584851651_880173.html?ssm=TW_CC
https://comunideas.com/coronavirus-covid2019-cultura-comunicativa/
https://www.infobae.com/america/mundo/2020/03/27/cuando-y-como-va-a-terminar-la-pandemia-del-covid-19-los-escenarios-posibles/

“Efectos y consecuencias a nivel social”

Los médicos llevaban máscaras para evitar la gripe en el hospital del ejército estadounidense, el 19 de noviembre de 1918, durante la pandemia de gripe española, de 1918-1919 (Foto: Shutterstock)

A lo largo de la historia ha habido pandemias tan importantes como el COVID19, una pandemia es una epidemia que afecta a un área mayor, como un continente o incluso el planeta entero.

La peste de Justiniano, la primera pandemia de la que se conservan fuentes escritas. El Imperio bizantino se encontraba en uno de sus momentos de mayor esplendor cuando una epidemia de peste vino a oscurecer el mandato del emperador Justiniano. Al final de la epidemia, se había perdido la vida de 4 millones de personas. La economía quedó desarticulada cuando el número de muertos superó al de los vivos en edad de trabajar. Los salarios se dispararon a causa de la escasez de mano de obra, lo que provocó una ola de inflación que duró decenios, a pesar de que el comercio y los intercambios se habían paralizado.

La peste negra es una de las mayores pandemias de la historia. Se dio a mediados del siglo XIV se extendió rápidamente por las regiones de la cuenca mediterránea y el resto de Europa en pocos años. Las consecuencias  incluyeron una serie de trastornos religiosos, sociales y económicos que tuvieron profundos efectos en el curso de la historia europea. El hambre, la peste y la guerra que marcaron el siglo XIV acabaron trasformando la sociedad y disparando las desigualdades. Los poderosos aumentaron su poder y su riqueza y el pueblo llano quedó más empobrecido y perdió algunos derechos de las generaciones anteriores.

Además, algunas epidemias prolongadas, como el VIH y la malaria, desalientan la inversión extranjera directa. Un informe del Fondo Monetario Internacional sobre epidemias estima el costo anual esperado de la gripe pandémica en unos 500.000 millones de dólares (0,6% del ingreso mundial), incluidos la pérdida de ingresos y el costo intrínseco del aumento de la mortalidad. Y aunque el efecto sanitario de un brote es relativamente limitado, sus consecuencias económicas se pueden multiplicar con rapidez. Por ejemplo, Liberia sufrió una reducción del crecimiento del PIB de 8 puntos porcentuales entre 2013 y 2014 durante el brote de ébola en África occidental a pesar de la baja tasa general de mortalidad en el país durante ese período.

Los efectos de los brotes y epidemias no se distribuyen de manera equitativa en la economía. Algunos sectores incluso podrían beneficiarse financieramente, mientras que otros sufrirán en forma desmedida. Las farmacéuticas que producen vacunas, antibióticos u otros productos necesarios para la respuesta al brote son posibles beneficiarios. 

Una de las consecuencias sociales posteriores a esta pandemia será el incremento de la conciencia de vivir en la sociedad del riesgo, la conciencia de la fragilidad humana será memoria de las nuevas generaciones. Otra consecuencia será una mayor desigualdad económica y la consecuente polarización social que generará mayores movimientos de protesta social a nivel global, aunado a la intensificación del estigma al extranjero o la discriminación al diferente por su condición racial, étnica o sexual, ejemplo actual es el estigma sobre China.

Según el artículo “Cómo hacer sostenibles las cuarentenas en Latinoamérica” del periódico “El País”, los países de Latinoamérica están sufriendo mas ya que la cuarentena a pesar de que nos ayuda a que no se propague el virus no ayuda en el ámbito económico de cada familia ya que muchas personas viven de lo que ganan ese mismo día o no ganan tanto dinero y ya se les esta acabando los ahorros.

Por otro lado, el artículo “El preocupante efecto del coronavirus en las economías más vulnerables del mundo” de The New York Times menciona como los diferentes países en el mundo están sobrellevando el impacto de la pandemia, lo que se podría decir que la pandemia de coronavirus ha puesto a la economía global en un sorprendente estado de suspenso, los países más vulnerables del mundo son los que están sufriendo más.

México ya se encontraba en recesión antes de la pandemia por lo que ahora esta mas vulnerable ya que la materia prima en especial el petróleo ha bajado su precio lo que le ha afectado directamente al país. También esta afectando la interrupción de las cadenas de producción a nivel global. Con la crisis por la pandemia, los países más afectados por la interrupción de estas cadenas son México y Brasil, cuyos sectores manufactureros son los más grandes de la región. Por ejemplo, el sector automotriz en México.

Por último, ya que la gente no puede viajar por la pandemia y porque muchas fronteras están cerradas, la demanda y en algunos casos la nula demanda de servicios de turismo, está dejando sin oxígeno a países que dependen de esta actividad.

Y a nivel de las personas, dado que la crisis provocará cambios importantes en la manera en que trabajamos, compramos, viajamos y convivimos, también surgirán oportunidades cuando se calmen las aguas. Lo que no sabemos es cuánto tiempo falta para que pase la tormenta.

“Cambios en la vida personal”

El estar encerrada me da más tiempo de ponerme a pensar en muchas cosas. La cuarentena me ha hecho cambiar mucho como persona, pasó mis días reflexionando sobre lo que verdaderamente importa, empezando por la familia, los amigos, la salud, nuestra fe y la oración. Esta pandemia nos ha mostrado que en realidad todo el mundo somos uno y lo que le pase al planeta nos afecta a todos.

Recordar mi vida cotidiana me ha costado trabajo ya que al estar encerrada me causa mucha ansiedad no poder salir y el pensar que no tenemos una fecha exacta de cuando todo va a mejorar. Estos cambios me han afectado psicológicamente porque es un desafío dia con día y me causa frustración el no tener libertad para hacer mis actividades personales. También me ha causado tristeza por la ruptura de la cotidianidad y aburrimiento el estar encerrada todos los días.

Mis relación familiar esta cuarentena ha sido difícil ya que yo soy foránea y ya no estoy acostumbrada ha vivir con mis papás. Me ha ayudado tener mucha paciencia y aceptarnos el uno al otro para lograr tener una mejor convivencia. Conversar, competir y disfrutar en familia es una manera de sobrellevar el encierro y que se nos pase más rápido. Por otro lado, me ha afectado el no ver a mis amigos tan seguido ya que estoy acostumbrada a verlos una o dos veces por semana entonces al estar todos separados nos ha costado trabajo mantener la comunicación y costumbres que tenemos. Sin embargo, este tiempo me está ayudando a darme cuenta que cuando pase tiempo con mis seres queridos, salga a alguna fiesta, viaje o vaya a una reunión lo disfrute el doble porque nunca se sabe cuando puede ser la última vez.

Organizar mi tiempo en casa me ha ayudado bastante, he tratado de establecerme una rutina diaria, un horario para cada cosa donde se incluyen mis clases en línea, ejercicio en casa, leer un libro, ayudar en casa, tareas, etc. Esto me ayuda porque así siento que estoy siendo productiva aunque esté en mi casa todo el día porque si no hago nada se me pasan más lento las horas del día. He aprovechado mucho el espacio de mi casa para hacer yoga, ejercicio y diferentes actividades que normalmente no las haría en mi casa. También le dediqué un escritorio y espacio especial en mi cuarto a mis clases en línea para poder estar cómoda y prestar atención más fácil.

Mi forma de estudiar sigue igual aunque se me ha complicado más ya que al estar todo el día en casa es más fácil para mi distraerme con cualquier cosa. Por otro lado, mis papás no siempre están callados lo que causa que haya mucho ruido en mi casa y no me pueda concentrar. Me ha costado mucho trabajo las tareas ya que la mayoría de los profesores nos dejan tareas dobles lo cual no me da mucho tiempo para hacerlas todas aunque esté en mi casa porque no todo el día tengo para hacer tareas.

Mi consumo de ciertas cosas si ha cambiado este tiempo ya que cosas que normalmente consumía no las necesito al estar en casa pero otras cosas que normalmente no compraba como rompecabezas, libros físicos o juegos en internet. El estar en casa implica gastar más luz y agua pero también ahorramos gasolina porque no salimos. Normalmente yo gastaba mucho en comida en el ITESO pero al estar en casa pues tengo comida de aquí y me ahorro ese dinero.

En mis prácticas personales de cuidado propio han mejorado ya que ahora que tengo más tiempo he aprendido a ponerme las uñas yo, hacerme manicure y pedicure, a hacerme tratamientos en el cabello, etc. Esto lo veo como algo bueno para el futuro porque me podré ahorrar dinero ya que lo podré hacer yo misma. También he dedicado tiempo a regresar a la yoga ya que me relaja mucho y me ha ayudado bastante a sobrellevar el encierro porque hay días que si me desespero o me siento abrumada de ya querer regresar a la vida normal.

Finalmente, pienso que la cuarentena ha traído cosas buenas y malas. Por el lado de las buenas, el planeta se está “desintoxicando” de los seres humanos, los animales están regresando a su hábitat natural y estamos ayudando a la capa de ozono al no estar usando todos los días el carro. También tenemos tiempo para hacer cosas que siempre quisimos hacer pero que en nuestra vida cotidiana no podemos. Ahora del lado de las cosas malas, es difícil el no tener libertad para salir y que esté todo cerrado como comúnmente lo vemos, lo que puede desatar problemas psicológicos como ansiedad.

“Factores socio-culturales y su influencia en el coronavirus”

La emergencia sanitaria por el coronavirus en México ha develado las desigualdades sociales y de género que vivimos en el país. Quedarse en casa no es una opción para millones de mexicanos. En México, el riesgo de parar y no salir a trabajar alcanza a poco más de la mitad de los trabajadores cuyo ingreso es diario, como las trabajadoras domésticas, que reciben su paga hasta que terminan sus labores; como los comerciantes ambulantes, que comen con lo que venden al día, o como los taxistas, que ingresan lo que el número de viajes que hagan les permita.

Por otro lado estas mismas personas son las que no están haciendo caso de las reglas de sanidad porque no tienen los medios o no les importa el no usar tapabocas y guantes. Este es un problema muy grave en el país porque así el virus se propaga con mas facilidad y rapidez. Ante el panorama de una crisis sanitaria ellos son los más expuestos; porque parar sus actividades significaría cortar sus ingresos, porque si no paran son más vulnerables a contraer el virus, porque si contraen el virus sus ingresos no les permitirían pagar por atención médica y porque el sector público está saturado.

La cultura de nuestro país esta influyendo mucho en esta pandemia ya que aquí somos muy religiosos. En México se ha hecho muy popular la famosa vela que salió a la venta conocida como “Veladora Coronavirus” esto tiene que ver con las creencias como esoterismo de nuestra cultura. El esoterismo no es magia o brujería esta ligado a nuestra cultura popular y a la necesidad de tener fe.

Los mexicanos somos conocidos por ser más sociables que otros países, aquí nos es mas fácil crear vínculos con diferentes personas y la amistad es algo importante para nosotros, en otras culturas no es algo primordial o habitual por ser mas individualistas. Esto quiere decir que el distanciamiento social nos va a costar mas trabajo aquí lo que pone en riesgo que se puedan romper las reglas y se sigan haciendo reuniones lo que puede propagar el virus. No se ha tomado tan en serio el tema en nuestro país porque muchas personas ven este tiempo como vacaciones y no somos tan responsables como en otros países para seguir todas las reglas.

“Conocimientos en juego en el Coronavirus”

Covid-19: El fosfato de cloroquina podría tratar la neumonía

“La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.” (Organización Mundial de la Salud).

El coronavirus, que científicamente se conoce como Orthocoronavirinae, no es nuevo. Sus ancestros se remontan al siglo IX a.C. y han sido varios los brotes que han ido surgiendo a lo largo de la historia.

Fue en la década de los 90 cuando se identificaron los primeros familiares comunes del coronavirus. En el año 3.300 a.C. existió el Betacoronavirus; en el 3.000 a.C. el Deltacoronavirus; en el 2.800 a.C los investigadores han descubierto que se propagó el Gammacoronavirus; y en el 2.400 a.C. surgió el Alphacoronavirus.

A pesar de esta línea temporal, el familiar común más cercano se remonta a la década de los 50 del siglo XX. Se trata del OC43 y se encuentra estrechamente relacionado con varias especies de murciélagos, según han señalado los últimos estudios.

En humanos fue detectado por primera vez en los años 60, concretamente en las cavidades nasales y desde entonces han sido identificados seis nuevos miembros de esta familia, siendo el último coronavirus. 

Los primeros casos de COVID-19 en 2020 se relacionaron con un mercado de animales vivos en Wuhan, China, lo que sugiere que el virus se transmitió inicialmente de los animales a los seres humanos. La teoría (propuesta por científicos de China y Singapur en 2018) es esta: para generar energía suficiente para volar, las células de los murciélagos se rompen y liberan fragmentos de ADN.

El contagio de persona a persona se produce a través del contacto con secreciones infectadas, principalmente a través del contacto con gotitas respiratorias grandes, pero también podría ocurrir a través del contacto con una superficie contaminada por gotitas respiratorias.

Y como sabemos, un porcentaje nada insignificante de los infectados enferman de gravedad y requieren cuidados intensivos. Por eso, los sistemas de salud se encuentran en riesgo y su eventual insuficiencia puede provocar problemas adicionales y una gran crisis de confianza en el modelo. A lo anterior hay que añadir los efectos económicos que ya se están produciendo y que pueden ser devastadores.

El esfuerzo que están haciendo las potencias científicas del mundo para conocer el virus y la forma de combatirlo no tiene comparación. Nunca se había compartido tanta información entre equipos de diferentes países.

Probablemente no se había hecho antes un esfuerzo colectivo de tal extensión e intensidad a un tiempo. Esta es una buena noticia para la humanidad porque la solución a largo plazo solo puede venir del conocimiento.

Estamos mejor que hace un siglo porque hoy sabemos más que entonces. Y para resolver el problema, deberemos aprender más aún. En el futuro nos esperan otras pandemias, quizás de nuevos virus o de superbacterias. Y otros desafíos nos aguardan, unos de orden sanitario y otros de diferente índole. No bastará con la ciencia y la tecnología para resolverlos, pero sin ciencia y tecnología no serán resolubles.

Frente a la incertidumbre que generan este tipo de situaciones de emergencia sanitaria y reordenamiento social, es imposible hablar de otro tema.o pensar en otra cosa. El coronavirus está provocando gran preocupación y malestar emocional en la población por la incertidumbre que genera el rápido contagio de este virus. Las constantes noticias sobre la pandemia pueden parecer interminables y esto está afectando la salud mental de muchos, particularmente quienes ya viven con afecciones como la ansiedad y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

También el miedo se percibe en aquellas personas a las que les está costando conciliar el sueño y a las que les cuesta controlar su preocupación y pregunta constantemente a sus familiares por su estado de salud, advirtiéndoles de los graves peligros que corren cada vez que salen del domicilio.

Estar permanentemente conectado no le hará estar mejor informado y podría aumentar su sensación de riesgo y nerviosismo innecesariamente que finalmente traerán información errónea sobre el tema. Los rumores, que se originaron en cuentas de redes sociales no verificadas y no estaban respaldados por ninguna evidencia creíble, no podemos creer en todo lo que leemos en internet. Uno de las creencias que se escucho mas es que el calor puede matar el virus, pero la realidad es que los expertos en salud pública aseguran que no hay manera de saber esto. Otra creencia es que las personas contagiadas por el virus morirán cuando en realidad la tasa de mortalidad del virus es cercana al 2%, y, según las autoridades, se espera que esa cifra disminuya. Las personas que se contagian con el coronavirus generalmente padecen una enfermedad entre leve y moderada del tracto respiratorio superior, similar a un resfriado común.

Gracias a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) está colaborando de la mano con expertos a nivel mundial, gobiernos y asociados para ampliar los conocimientos científicos sobre este nuevo virus, rastrear su propagación y asesorar a los países y las personas sobre la medidas para proteger la salud y prevenir la propagación del brote del coronavirus. Asimismo, tiene como objetivo difundir la información correcta.

La epidemia de COVID-19 fue declarada por la OMS una emergencia de salud pública de preocupación internacional el 30 de enero de 2020. La caracterización ahora de pandemia significa que la epidemia se ha extendido por varios países, continentes o todo el mundo, y que afecta a un gran número de personas. Por sentido común se esperaba que el virus llegara en cuestión de un par de semanas a México y el día que llegó, el número de casos confirmados en México por coronavirus aumentó rápidamente, por lo que se estima que sigan aumentando.

No sabemos qué nos espera en las próximas semanas pero la pandemia del coronavirus es ya la mayor crisis que ha vivido el mundo desde la Segunda Guerra Mundial. La economía se ha paralizado y el modelo de globalización que primaba hasta ahora ha quedado en entredicho. En el plano político, el coronavirus ha puesto a prueba a las organizaciones internacionales y ha abierto la puerta a una nueva configuración del orden mundial en la que la tecnología y el Estado van a jugar un papel importante. 

“La ciencia de la modernidad”, de Mario Heler.

En este texto, Mario Heler nos habla de como ha evolucionado la forma de pensar en la sociedad, de como ha cambiado la manera de ver y comprender la realidad y que, estamos en constante cambio porque conforme pase el tiempo van a surgir nuevas generaciones con una nueva forma de pensar y relacionarse en la sociedad. Para esto nos habla de cómo pensaban en las distintas épocas que ha habido en el transcurso del tiempo. En la época del Renacimiento, la iglesia paso a un segundo plano (la humanidad vivía bajo una visión de la religión, donde la religión nos mostraba el camino “correcto.”) y el hombre a primero. Surgen los burgueses y plantean una nueva forma de ver la sociedad, que a su vez, dan inicio a la época moderna.

Según el autor, cuando hablamos de ciencia moderna, “nos referimos a una forma de saber que comienza a manifestarse durante el Renacimiento, en las postrimerías de la Edad Media, y que llega a ser la forma distintiva de conocimiento en la Edad Moderna y se consolida como tal en el siglo XVIII”

Aunque esta vive en constante cambio, existen siete conceptos base, según la lectura para los cambios positivos:

1. Secularización: preocupación, conciencia del mundo y del tiempo. La “salvación” de uno, donde antes solo te la podía dar la religión. Es entorno a la sobrevivencia.

2. Cambios: al estar en cambios, la percepción sobre la humanidad y el mundo esta constante cambio, debido a las implicaciones y descubrimientos que va encontrando. La relación sujeto-objeto es el objeto lo principal, porque sin él no habría una imagen, concepto, ni conocimiento. El sujeto es inactivo dejando que las cosas ocurran sin su intervención, ya que él las recibe. Pero en la modernidad se dice que el sujeto es que constituye al objeto.

3. Cambio de concepción: este va más hacia el conocimiento, y lo que aporta hacia el mundo. Los antiguos valoraban la vida contemplativa sobre todas las cosas, que observaban con atención y detenimiento una realidad de forma tranquila. La modernidad se privilegia de la vida activa, la vida dedicada a transformar y cambiar el mundo para adueñarse de él y ponerlo al servicio de la humanidad.

4. Importancia del Sujeto: tomar en cuenta al sujeto como principal, donde el sujeto es el moldeador del objeto.

5. Creacion de uno mismo: es el hombre quien se crea así mismo, en base a su cultura, pero por esta modernidad se implementa la libertad y no temer al cambio.

6. Orden social: implementar la reflexión, una sociedad que goce de libertad y el expresarse sin ningún temor.

7. Ilustración: es el movimiento: la luz para lograr el cambio, progreso de la humanidad, donde predomina la “vida activa”.

Creo que un gran obstáculo que enfrentamos es el miedo. Tememos al cambio, y al no creer que las cosas pueden mejorar. Nos “acostumbramos” y no implementamos el descubrir, investigar, experimentar de cualquier aspecto de la vida. A pesar de tener conciencia sobre estos siete aspectos, llegamos a implementar uno o dos, y muchas veces ni la mitad realizamos. Vemos como a pesar de una base, nos quedamos en la base, y no escalamos a obtener y encontrar nuevas cosas.

Vivimos en una era de tecnología, una era de grandes cambios. Pero al mismo tiempo una era donde le tememos a ella, pero nos contradecimos al uso que hacemos de ella. Debemos aprender aceptar la tecnología, pero al aceptar lograr un balance. Para lograr una mejora en el humano, donde logremos percibir sus grandes aptitudes.

La teoría que discutimos en equipo fue la de “a mayor rendimiento, mayor riesgo” ya que estudiamos Ingeniería Financiera. En 1602 se funda la Bolsa de Valores de Amsterdam, la primera en operar con intercambios en forma de acciones y bonos para poder así financiar viajes mercantiles a las Indias Orientales. La crisis, las altas tasas de desempleo y la necesidad de buscar otras vías de ingresos, han hecho que mucha gente profana en el mundo de las inversiones se interese por la bolsa.

La capacidad de generar rendimientos se conoce como rentabilidad. En una inversión, los rendimientos futuros no son seguros. Esta incertidumbre se conoce como riesgo. No existe inversión sin riesgo. Pero algunos productos implican más riesgo que otros. Hoy día los mercados de valores se encuentran interconectados por Internet lo cual facilita el acceso a la bolsa a cualquier persona del mundo con un dispositivo conectado a la red. Como puedes ver, los mercados no son un juego y antes de entrar a formar parte del mundo bursátil hay que buscar la formación adecuada para guardar nuestro dinero y asegurarlo todo lo posible.

“¿Qué es epistemología?”, de Luis Guillermo Jaramillo.

Luis Guillermo Jaramillo Echeverri es un profesor de investigación en la Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y de la Educación en la Universidad de Cauca ubicada en Popoyán, Colombia. El autor busca revisar diferentes respuestas o propuestas que se han dado a la definición de epistemología, en donde se destaca el proceso de reflexión del investigador (individual y compartida).

Retoma las ideas filosóficas de Aristóteles, que explica el origen del conocimiento, a Piaget determinando que el conocimiento parte de un estado menor a un estado de un conocimiento avanzado o en sus palabras “es el estudio del pasaje de los estados de menor conocimiento a los estados de un conocimiento más avanzado, preguntándose Piaget, por el cómo conoce el sujeto (como se pasa de un nivel de conocimiento a otro); la pregunta es más por el proceso y no por lo “qué es” el conocimiento en sí” (Cortes y Gil 1997). También retoma a Osorio con su tendencia ecológica considerando medular el contexto del individuo en la construcción de su conocimiento, teniendo una relación del mundo real con un saber disciplinario. Percibe dos visiones de la epistemología(externa e interna), la externa es “como la consideración del contexto social y cultural en la actividad reflexiva acerca del conocimiento; y por la visión interna, los aspectos epistemológicos sin dicho contexto.”

Para otros autores, la epistemología es la rama de la ciencia que tiene como objeto(no el único) hacer el recorrido por la historia del sujeto respecto a la construcción del conocimiento científico, es decir, el reconocimiento que goza este tipo de conocimiento.

El autor expone su mirar epistemológico considerando que el sujeto debe poseer una conciencia histórica y reflexiva de un mundo que me observa y me rodea, es una epistemología que considera al ser y qué hacer de mi disciplina específica relacionada con tantas cosas que pueden complementar conformando una transdisciplinariedad. La epistemología es en donde el sujeto se relaciona con cosas, fenómenos, con los hombres y eventualmente con lo trascendente, lo que se produce en el ámbito personal y cotidiano, también ocurren en el ámbito científico, donde hay diferentes corrientes de pensamiento que resultan ser formas de ver el mundo, la epistemología no es un proceso de observación, sino una participación activa de cada sujeto. Es decir, el conocimiento científico no solo es una parte de la vida sino también una necesidad, por lo tanto, la epistemología debe de ser una investigación del autor, donde se tenga como objetivo reflexionar del mundo que nos rodea. Es importante tener presente como modifico al mundo y cómo yo soy modificado por el mismo mundo.

El conocimiento epistemológico es necesario para la interacción con el otro, es la reflexión epistemológica compartida donde nos cuestionamos del otro. Por otro lado, en el científico que piensa reflexivamente en grupo pero es compartida en una comunidad académica.

La teoría de “ciencia normal” de Popper, concibe el progreso del conocimiento científico. El trabajo de un científico dentro de la ciencia normal, es de alguien que desarrolla una ciencia poco crítica y reflexiva, según Popper. Describe a las personas que construyen este tipo de conocimiento como “digno de compasión” o sea es no ejercer un proceso de pensamiento reflexivo de forma permanente y encerrarnos en nuestros propios juicios.

Por último, el pensar reflexivo debe ser parte de nuestra mirada epistemológica, de nuestros progresos científicos al tratar de comprender o explicar un fenómeno natural, cultural o social. Epistemólogo es quien tiene conciencia reflexiva de su hacer “científico y cotidiano”.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora